Nefronet
Medicina 21, medicina para pacientes

fotoTratamiento farmacológico de la hemorroides
El tratamiento farmacológico de las hemorroides es fundamentalmente un tratamiento tópico

El tratamiento farmacológico de las hemorroides es fundamentalmente un tratamiento tópico. Los preparadados comercializados no curan el proceso patológico de las hemorroides pero si resultan muy eficaces en el tratamiento de las crisis agudas de esta enfermedad. En ellos, se asocian diferentes componentes: corticoides, anestésicos locales, vasoconstrictores, antisépticos, protectores, astringentes y rubefacientes. Los preparados antihemorroidales son combinaciones de algunos de estos componentes. Las formas farmacéuticas utilizadas para el tratamiento local son pomadas, ungüentos, supositorios y enemas.

Corticoides

Son los fármacos más eficaces sobre la inflamación, por ello se recomiendan especialmente en hemorroides prolapsadas (salidas o expulsadas) e inflamadas. La duración del tratamiento no debe exceder una semana, debido a que en tratamientos prolongados pueden producir debilitamiento epitelial y a la posiblilidad de absorción sistémica ( en la circulación general de la sangre).

Los corticoides más utilizados en los preparados antihemorroidales son: hidrocortisona, fluocinolona, triamcinolona, prednisona, prednisolona y beclometasona.

Ya hemos comentado que su absorción local no es importante en tratamientos puntuales, pero deben utilizarse con precaución en personas diabéticas, enfermos de tuberculosis que presenten lesiones cutáneas en la zona, en pacientes que tengan la zona infectada, con llagas o con lesiones herpéticas (afecciones inflamatorias en la piel caracterizadas por la aparación de pequeñas vesículas transparentes reunidas en grupos rodeados de una areola roja). En niños, auque las hemorroides no son muy frecuentes, también debe tenerse la precaución de no utilizarlos de forma continua. Están contraindicados en pacientes con alergia a los corticoides. Su utilización durante el embarazo no está recomendada.

Anestésicos locales

Cuando se encuentran en contacto con la superficie de la piel o de la mucosa, producen un alivio inmediato del picor, el dolor y la irritación que acompaña a los procesos hemorroidales. Al igual que los corticoides no deben utilizarse durante períodos de tiempo prolongados, en este caso pueden producir reacciones alérgicas. No se recomienda su uso durante el embarazo.

La benzocaína y la lidocaína, son los anestésicos locales más empleados en este tipo de preparados.

Vasoconstrictores

Se aplican sobre la mucosa rectal y su acción consiste en comprimir las paredes de los vasos sanguíneos dilatados. De esta manera alivian síntomas como el picor, el dolor, la irritación y la sensación de tensión en la zona. Si el proceso hemorroidal se acompaña de frecuentes sangrados, puede utilizarse un preparado que contenga un vasoconstrictor. En ocasiones los vasoconstrictores se acompañan de un anestésico local porque su acción conjunta mejora el efecto antihemorroidal del preparado.

La efedrina y la epinefrina son los vasoconstrictores más utilizados en los medicamentos antihemorroidales.

Es posible que estos medicamentos presenten efecto sistémco. Se recomienda especial precaución en pacientes con alteraciones cardiovasculares, hipertensos, diabéticos e hipertiroideos. Pueden producir efectos secundarios como: cefalea, nerviosismo y aumento de la frecuencia cardíaca. No se recomiendan durante el embarazo.

Antisépticos, astringentes y rubefacientes

Los antisépticos evitan la aparición de procesos infecciosos y también son de utilidad en caso de una deficiente higiene de la zona afectada por el proceso hemorroidal. Los más utilizados en este tipo de preparados son la hexetidina y la clorhexidina.

Los astringentes alivian el dolor, la irritación y el picor asociados a las hemorroides. Pueden aplicarse interna y externamente. Normalmente se emplean la calamina y el agua de hamamelis.

Son fármacos rubefacientes aquellos que proporcionan una sensación de bienestar refrescante y una acción ligeramente vasoconstrictora. Su aplicación es externa. El mentol, es el rubefaciente que con más frecuencia se incluye en estos preparados.

Protectores emolientes y capilares

 

En este grupo de fármacos, pueden diferenciarse dos tipos de protectores, los emolientes y los capilares.

-          Emolientes: forman sobre la piel una película protectora, que previene la pérdida de humedad cutánea y la irritación. Se aplican de forma externa e interna : hidróxido de aluminio, manteca de cacao, caolín, lanolina y óxido de zinc. También se emplea la glicerina pero únicamente de forma externa.

-          Capilares: tienen propiedades antiinflamatorias y venotónicas, por ello son útiles en restablecer el retorno y la circulación venosa en la zona afectada. Se utilizan: ruscogeninas, saponinas y extracto de castaño de indias.

El tratamiento por vía oral

No existen evidencias clínicas en los tratamientos por vía oral, pero debido a su baja toxicidad, en algunas ocasiones se recomienda su utilización en pacientes con cuadros agudos frecuentes. Se utilizan frecuentemente heterósidos flavonides y cumarínicos ( rutina, diosmina, ruscogenina, aesculósido).

Imprimir el artículo
 Zona pacientes    |     Zona Profesional

Buscar por enfermedad

Artículos recientes relacionados con Nefrología y Urología

| Nefrología | Nutrición | Trasplante | Nefrones | Cálculos renales | Cistitis intersticial | Insuficiencia renal | Nefropatía diabética | Insuficiencia renal | Próstata


Nota de prensa
Según los datos del último registro publicado, en la Comunidad de Madrid hay 6.304 pacientes en tratamiento renal sustitutivo, de los cuales 3.529 son trasplantados, 2.424 se encuentra en hemodiálisis y 351 en diálisis peritoneal

La ERC, que afecta al 10% de la población, es una patología infradiagnosticada que puede manifestarse cuando se encuentra en estadios avanzados

Actualizaciones en nefrología clínica, diálisis y trasplante renal, incluida la donación de vivo, han sido algunos de los temas debatidos durante la reunión anual.

Insuficiencia Renal



© Todos los derechos reservados Ediciones Farmavet, S.L.